Innovación y Pymes

S c r o l l D o w n

El crecimiento de las Pymes a través de la innovación en la gestión del desarrollo humano y directivo.

Las Pequeñas y Medianas Empresas por sus características, tienen distintos desafíos. Por ejemplo en Argentina, en el contexto actual, hay condiciones que las colocan en una posición diferenciada y que pesa tenerlas en cuenta al momento de realizar un diagnóstico sobre la capacidad de gestión administrativa, el liderazgo y el estado emocional de los trabajadores.

La performance de las Pymes se encuentra asociada a su capacidad de desplegar respuestas estratégicas basadas en una clara actitud emprendedora, su fuerte capacidad estratégica y el elevado posicionamiento competitivo.

La principal fortaleza competitiva de este grupo de organizaciones es entonces su capacidad intraemprendedora para percibir las transformaciones en los mercados e identificar ideas y proyectos.

Los problemas primordiales que enfrenta la mayoría de las Pymes están asociados con la necesidad de redefinir su posición en el mercado, de replantear el funcionamiento de su gestión comercial a través de la incorporación de conceptos básicos y actualizados de marketing, de iniciar procesos de desintegración vertical y especialización productiva, de avanzar en el desarrollo de esquemas de cooperación y de alianzas estratégicas orientadas a superar restricciones de escala económica.

La gestión financiera constituye un área de vital importancia, sin embargo el mayor apalancamiento es el fortalecimiento de las capacidades competitivas personales y de liderazgo de las empresas. En otras palabras, la falta de profesionalización, por parte de las Pymes también incide en la necesidad ineludible para fijarse metas de desarrollo gerenciales, de gestión y de lograr capacidades que trasciendan a la de sus fundadores.

Hay una urgencia en la formación de los recursos humanos en la cultura relacionada con la economía del conocimiento; la innovación productiva, que consiste en la implementación de soluciones a problemas cotidianos con la colaboración de una red de consultores, y la asociación o colaboración regional y sectorial.

Cada una de estas exigencias predispone intelectual y emocionalmente a quienes dirigen, administran y trabajan en este tipo de organizaciones ¿Cómo impactan estas condiciones en quienes tienen la responsabilidad del liderazgo y la toma de decisiones?

Desde la mirada del empresario Pyme, la propuesta de mejoras en la gestión del capital humano, el desarrollo del liderazgo y las capacidades de innovación, suelen parecer un gasto más, una posibilidad a lo lejos en el tiempo o en algunos caso una utopía.

¿Qué puede hacer una Pyme para profesionalizar y transformarse de emprendedor en líder? cambiar el modelo mental de “esta es la manera en que se hacen las cosas o las cosas se hacen como digo yo”. Este tipo de pensamiento no permite la participación y la creación de confianza en el resto de los integrantes de la empresa. Desde este pensamiento no hay posibilidad de cambio.

El camino hacia el cambio y la transformación es desarrollar nuevas competencias personales y habilidades de dirección por medio del aprendizaje.

Algunas ideas: primero crear espacios formales para conversar y reflexionar acerca de expectativas y realizaciones, paso indispensable para una adecuada definición y fijación de objetivos de desempeño y rendimiento. Esto facilitará el empoderamiento y permitirá al líder pyme concentrarse en cuestiones estratégicas y menos operativas.

Segundo, desarrollar un tipo de gestión que incluya un diagnóstico mensurable de la realidad, planificar estratégicamente desde una visión inspiradora de posibilidades, crear relaciones fuertes con compromiso individual y grupal, orientación al aprendizaje y a los resultados. Y tercero, profesionalizar la gestión humana de la empresa pero confiando determinadas tareas en quienes dominan la disciplina, por ejemplo, al momento de seleccionar o capacitar al personal, delegar o contratar a quien domina el tema.

Se hace imperativo salir de las opiniones sesgadas y alcanzar una visión amplia de los problemas, avanzar hacia un enfoque global del negocio, desarrollar relaciones de cooperación con otras empresas y organizaciones, y explorar al máximo las posibilidades de captar información estratégica.

Este esfuerzo es fundamental tanto para ampliar la creatividad, una gama de nuevas ideas y proyectos de la empresa como para asignar prioridades y diseñar agendas estratégicas dinámicas, flexibles y de iniciativas novedosas.

Innovar, no sólo en el tradicional concepto de productos y servicios, sino en la gestión administrativa, del capital humano y del desarrollo de habilidades gerenciales altamente competitivas.

Si un empresario Pyme piensa en el crecimiento, desarrollo y sustentabilidad de su negocio, estás son algunas ideas que le serán de utilidad para crear, planificar, medir, evaluar y lograr sus metas.

El camino a la innovación comienza por el primer paso de decidir desde otra manera de mirar, y actuar de manera comprometida con una renovada visión del cambio. El resultado será el crecimiento.

Jorge Fontana |

Referencias bibliográficas:
http://www.lanacion.com.ar/1870692-pymes-cuesta-arriba-viejos-desafios-en-un-nuevo-escenario
http://www.cronista.com/pyme/Es-aplicable-el-liderazgo-en-las-pymes-20130725-0033.html
http://www.asociacionag.org.ar